Reparación de lunas ¿es mejor cambiarla o restaurarla?

taller-mecanico

La luna o parabrisas es una parte muy importante de la seguridad pasiva de nuestro coche, ya que es el primer elemento que nos protege de las agresiones externas. Es fundamental mantenerlo en buen estado: limpio y libre de grietas o picotazos. Puede que alguna vez una pequeña piedra haya chocado con nuestro parabrisas, agrietando mínimamente en cristal. No obstante, hemos ignorado ese incoveniente, al ser una grieta pequeña. Aunque sea pequeña, cualquier grieta es un peligro para nuestra seguridad, puede que la luna siga agrietándose hasta romperse. ¿Y si la luna se rompe mientras estamos conduciendo? Cualquier grieta es un problema que debemos solucionar, ya sea optando por reparar la luna o cambiándola enteramente. Y es entonces cuando surge la cuestión de si es mejor cambiar o reparar la luna. En este post responderemos a esa cuestión, entrando en detalles sobre la reparación de lunas.

 

LA REPARACIÓN DE LUNAS… ¿ES LA MEJOR OPCIÓN?

 

Una reparación de luna suele durar una media hora y tiene un precio bastante bajo en comparación con la sustitución de lunas. Su precio ronda los 60 euros mientras que el precio de la sustitución varía entre 200 y 500 euros y dura entorno a las dos horas. Es evidente que ganas tiempo y ahorras dinero.

 

No obstante, tu parabrisas puede sufrir muchos inconvenientes: desde el rayado hasta el despegado del laminado y en algunos casos la reparación no es una opción viable. En general, las rayaduras y los cristales esmerilados se pueden reparar a través de un pulido si no son muy profundos. Una imperfección profunda no se puede pulir, por lo que es necesario cambiar el cristal. Otro ejemplo de inconveniente no reparable es el despegado del laminado. Este incoveniente suele comenzar en una esquina del parabrisas, por lo que no genera rechazos en la ITV pero la única solución es la sustitución del cristal.

 

En cuanto a los conocidos “chinazos”, sí es viable la reparación, mediante unos adhesivos especiales y luz ultravioleta. No obstante, si tardamos mucho en repararlo, puede que el cristal se rompa más y no se pueda reparar. Este tipo de defectos en tu coche deben ser reparados lo antes posible para no tener que llegar al extremo de la sustitución de la luna.

 

Por otro lado, las rajas o roturas en forma de estrella no pueden ser reparadas. Estas suelen extenderse muy rápidamente si conducimos por zonas con baches o con los mismos cambios de temperatura.

 

SI OPTAS POR REPARAR LA LUNA…

 

Si el inconveniente en tu parabrisas ha sido una pequeña grieta y te dispones a reparar la luna de tu coche tienes que tener en cuenta que tu luna contará con una cicatriz. Recuerda que el arreglo debe efectuarse lo antes posible para que no se convierta en un problema mayor .

 

Otro aspecto a tener en cuenta si vas a reparar la luna, es que no debe quedar ninguna imperfección en la superficie del cristal, ya que cuando conduzcas por una vía pedregosa o se produzca un nuevo impacto, el desperfecto en tu luna puede llegar a ser mucho mayor que el anterior.

 

CONCLUSIÓN

 

La sustitución o reparación de lunas depende enteramente de la gravedad del desperfecto… ¡Y de la rapidez con la que actúes! Un chinazo es un desperfecto leve que puede solucionarse con una simple reparación pero si dejas correr el tiempo, tendrá un problema mayor y deberás sustituir la luna de tu coche. Hay algunos casos en los que la reparación no es viable y tendrás que sustituir el cristal, es el caso del despegado del laminado, de las rajas o roturas en forma de estrella o del rayado demasiado profundo.

 

Nunca debes poner en peligro tu seguridad ni la seguridad de los demás, por lo que debes mantener siempre tu parabrisas en perfecto estado. Para ello es necesario que un profesional evalúe los daños de tu parabrisas y te aconseje acerca de la mejor opción. Te invitamos a que vengas a los talleres Autofren, nuestros más de 40 años a tu servicio nos han aportado la experiencia necesaria para ofrecer un servicio rápido, profesional y de calidad. Para llevar a cabo nuestros servicios contamos con una plantilla de profesionales altamente cualificados que no para de formarse día tras día para adaptarse a las novedades tecnológicas. Además, sabemos que el tiempo de reparación para ti es muy importante, por eso presumimos de la rapidez en nuestro trabajo. Si te queda alguna duda puedes navegar por nuestra página web  para saber más sobre nosotros y sobre la variedad de servicios que tenemos para ofrecerte.

La luna o parabrisas es una parte muy importante de la seguridad pasiva de nuestro coche, ya que es el primer elemento que nos protege de las agresiones externas. Es fundamental mantenerlo en buen estado: limpio y libre de grietas o picotazos. Puede que alguna vez una pequeña piedra haya chocado con nuestro parabrisas, agrietando mínimamente en cristal. No obstante, hemos ignorado ese incoveniente, al ser una grieta pequeña. Aunque sea pequeña, cualquier grieta es un peligro para nuestra seguridad, puede que la luna siga agrietándose hasta romperse. ¿Y si la luna se rompe mientras estamos conduciendo? Cualquier grieta es un problema que debemos solucionar, ya sea optando por reparar la luna o cambiándola enteramente. Y es entonces cuando surge la cuestión de si es mejor cambiar o reparar la luna. En este post responderemos a esa cuestión, entrando en detalles sobre la reparación de lunas.

 

 

Deja un comentario