Cómo solicitar en un taller un coche de sustitución

coche de sustitución

Los accidentes ocurren. Por desgracia, más de lo que nos gustaría. Y en la mayoría el coche o los coches implicados tendrán que ir a parar necesariamente al taller para ser sometidos a una reparación. En ocasiones, dicha reparación puede demorarse durante varios días o incluso semanas, pero los propietarios del vehículo no pueden permitirse estar si él, especialmente si es su medio de transporte para ir a trabajar o si lo necesitan para realizar sus tareas diarias.

Para estos supuestos, es necesario conocer cómo solicitar en un taller un coche de sustitución. Aunque, su consecución, va a depender en buena medida de las coberturas del seguro o de la garantía que tenga el propio vehículo.

Cómo solicitar en un taller un coche de sustitución

La vía para conseguir un vehículo de sustitución depende, en buena medida, del propio coche siniestrado o averiado, del seguro contratado y de su vida útil. En cada situación, será posible disponer de un coche de sustitución de una forma distinta.

Garantía legal del vehículo

Es la propia del vehículo, la garantía oficial que ofrece la marca. Habitualmente tiene validez durante un periodo de dos años. Si en este plazo, el vehículo tiene que pasar por el taller durante días, es posible solicitar directamente a la marca un vehículo de sustitución. Sin embargo, la ley no obliga a las marcas a entregar un coche de sustitución en ningún caso, aunque sí es algo que suelen hacer si la reparación del vehículo no supera los 20 días hábiles.

Garantía comercial

Aquí entrarían las garantías y coberturas de los seguros. En la mayoría de los casos, es posible contratar una ampliación que asegure un coche de sustitución por parte de la aseguradora. No obstante, siempre es recomendable leer y releer las cláusulas del contrato para saber en qué circunstancias concretas la compañía de seguros facilitará un vehículo de sustitución.

Taller con coche de sustitución

La mayoría de los talleres ofrecen coche de sustitución de forma independiente a los seguros y garantías. Tampoco están obligados a hacerlo, pero es una forma de aumentar el beneficio para el cliente a pesar del coste que implica para el negocio. Se denominan también vehículos de cortesía, ya que es un favor por parte de los talleres, para tratar de evitar en la medida de lo posible, el trastorno que supone para una persona quedarse de golpe sin coche.

Ahora que ya sabes cómo solicitar en un taller un coche de sustitución, puedes tener la tranquilidad de seguir con tus tareas cotidianas mientras tu vehículo se encuentra en fase de reparación. En nuestro taller aseguramos tu movilidad con un vehículo de cortesía, con poco kilometraje y totalmente equipado.

Deja un comentario