Guía para presentar partes al seguro a todo riesgo

Cómo presentar un parte del seguro del coche es algo que no sabe hacer el 96 % de conductores, según datos de Arval, la compañía especializada en soluciones de movilidad del Grupo BNP Paribas. Por lo tanto, vale la pena que repasemos una lista de lo que tenemos que hacer para dar partes al seguro a todo riesgo.

guia-para-presentar-partes-al-seguro

En este aspecto, hemos de tener claro qué conlleva el producto denominado seguro a todo riesgo. Principalmente, has de valorar que el contrato de la póliza de seguro a todo riesgo implica la cobertura por daños propios y la indemnización por parte de la compañía por el vehículo asegurado.

Sin embargo, si tienes la mala suerte de estar implicado en un accidente, has de prestar mucha atención a los pasos que has de dar y algunas excepciones en las coberturas del seguro a todo riesgo.

¿Cómo has de dar los partes al seguro a todo riesgo?

Valga la redundancia, vamos por partes. En primer lugar, comentaremos las fases de este proceso. En segundo lugar, te avisaremos brevemente de algunas puntualizaciones que has de tener en cuenta.

Los trámites para dar un parte al seguro a todo riesgo, en caso de accidente

  1. Procedemos a redactar el parte amistoso o atestado, en caso de que haya más vehículos involucrados en el accidente. Hemos de hacer constar en él los datos relacionados con todos los vehículos implicados (nombre, número de teléfono, compañía de seguros, matrícula, modelo…) y afectados, además de un croquis describiendo el incidente.
  2. Hay que firmar el parte alcanzando un acuerdo con las partes implicadas. En caso contrario, has de reflejarlo en el parte y pedir la presencia de las autoridades o el nombre y la forma de contacto de un testigo.
  3. Es el momento de que separes las dos hojas del parte.
  4. Aunque te conviene actuar con rapidez, has de saber que dispones de una semana para comunicar el accidente a tu compañía de seguros.
  5. Has de llevar tu coche al taller. Lo más recomendable es que te pongas en contacto con el taller antes de llevar tu vehículo. De esta forma, puedes ahorrarte muchos problemas. Aquí te explicamos las ventajas de la cita previa.
  6. El perito valora los desperfectos provocados y el taller te proporciona el presupuesto de la reparación.
  7. Si estás de acuerdo con todos los términos, das la orden de reparación a tu compañía aseguradora.
  8. Tu compañía de seguros pide a los responsables del taller que empiecen a reparar el coche.
  9. En el plazo de dos días, tendrían que estar comenzando las faenas para arreglar los desperfectos.

Problemas asociados al aprovechamiento de la indemnización del seguro a todo riesgo

En los siguientes casos, debes leer la letra pequeña del contrato de la póliza del seguro:

1. Conductor no declarado.

2. Consumo de alcohol o drogas.

3. Mala fe (daños causados intencionadamente).

4. No contar con permiso de conducir.

5. Participación en carreras o competiciones.

Cómo ves, tener la cobertura de un seguro puede ahorrarte muchos problemas y quebraderos de cabeza. Sin embargo, en algunos casos resulta que el seguro no se quiere hacer cargo de algún daño. Si se da el caso, no desesperes y consulta nuestra guía para reclamar a la aseguradora.

averiacarroceríacochesconsejosreparaciónseguridad vialSeguros de Automóviltaller

Deja un comentario