LA MEJOR MÚSICA PARA CONDUCIR

La comodidad al volante es algo que debemos garantizar antes de ponernos en marcha. Una temperatura óptima, buena visibilidad, un olor agradable, un habitáculo limpio… son detalles que nos permitirán viajar tranquilos. La música también puede ayudar a que nuestro viaje en coche sea más llevadero. Pero debemos seleccionar con cuidado los momentos en los que decidimos escuchar música mientras conducimos, ya que no siempre es recomendable.

musica-en-el-coche

Para viajes largos en coche, la música puede ser una buena aliada, sobre todo si conducimos de noche. Los viajes largos pueden convertirse en algo monótono según avanzamos kilómetros. Por eso, para no caer en la somnolencia, evita la música demasiado relajante y opta por música animada que te mantenga despierto. Cuidado con emocionarse al cantar las canciones que te gustan. La música debe mantenerte animado, pero no distraído.

Para circular en zonas urbanas que suelas frecuentar, la música no supone una distracción. El movimiento de las ciudades y la gran afluencia de tráfico y estímulos que presenta, nos obliga a conducir atentos de manera permanente. Lo que debes evitar es escuchar música en el coche a un volumen demasiado alto que nos impida oír el claxon de otros vehículos, el sonido de su motor que indica que se están acercando, las sirenas de ambulancias que piden paso, etc.

La música puede ser una gran aliada, además, para evitar la agresividad al volante. En momento que pueden resultar desesperantes y acabar con nuestro buen humor, como por ejemplo los atascos, escuchar música en el coche puede ayudar a que nos relajemos. La música clásica y no demasiado estridente nos ayudará a calmar el estrés.

¿Cuándo no es aconsejable escuchar música en el coche? Cuando circules por carreteras desconocidas o ciudades o pueblos en los que nunca hayas estado, evita distracciones, sobre todo cuando te acerques a núcleos urbanos donde los estímulos son mucho más intensos y la atención debe dividirse en muchas más señales, vehículos y personas a nuestro alrededor, etc. Cuando circulamos por espacios que solemos frecuentar, muchos movimientos ya los tenemos automatizados y no tenemos que pensarlos. Pero en lugares que desconocemos estamos obligados a estar mucho más pendientes de las señales e indicaciones y podemos dudar mucho más en realizar ciertas maniobras.

Por lo tanto, por los motivos indicados en el párrafo anterior, en estos casos, elimina cualquier tipo de estímulo que te pueda distraer. La música en el coche, en estos casos, debe estar apagada, para centrar toda tu atención en el trayecto, en tus movimientos y en todo lo que te rodea.

Deja un comentario