CONSEJOS PARA CONDUCIR CON LLUVIA

Si contamos cómo conducir con lluvia, estamos seguros de que no vamos a descubrir nada que ya no sepas. Pero lo cierto es que a pesar de las advertencias y de los consejos para conducir en otoño con seguridad o siempre que llueva, hiele o nieva, parece que hay personas que no tienen memoria o no quieren advertir el peligro de estas condiciones climatológicas.

conducir-lluvia

Por eso, vamos a ofrecer unos cuantos consejos para conducir con lluvia. Grábatelos a fuego y trata de aplicarlos siempre que te encuentres bajo estas condiciones climatológicas al volante. Sólo así podrás evitar sustos innecesarios:

  • Pon a punto tu coche para el otoño: es necesario que tu vehículo reúna todas las condiciones mecánicas necesarias para poder conducir con seguridad bajo la lluvia. El estado de los neumáticos, los amortiguadores, los frenos, las luces y los limpiaparabrisas serán los puntos clave para que el coche responda de forma adecuada bajo la lluvia.
  • No corras: bajo la lluvia reduce la velocidad y disminuirás las probabilidades de sufrir un accidente. La velocidad puede hacer que no frenes a tiempo ante una mala visibilidad o que no controles el coche si se produce el temido Si reduces la velocidad, ante un descontrol del coche tendrás más probabilidades de sufrir un accidente leve de coche y no uno de índole más grave.
  • Deja una distancia de seguridad mayor de lo habitual con los otros coches. Si se produce algún tipo de deslizamiento inesperado y los frenos tardan más en producir el efecto buscado como es detener el coche, con una distancia mayor de seguridad podrás evitar un choque.
  • Evita la conducción brusca: conduce con suavidad y evita dar volantazos y frenazos bruscos para que el coche no se deslice sobre el agua. Además, al conducir con suavidad dejas que los demás conductores adviertan mejor los movimientos que piensas hacer. Efectuar cada giro o frenazo de forma progresiva es lo más recomendable al conducir bajo la lluvia.
  • En la medida de lo posible trata de evitar conducir sobre los charcos para evitar el efecto aquaplaning. Esto sucede cuando la cantidad de agua es tan abundante que el dibujo del neumático no es capaz de evacuarla por completo, de forma que el neumático pierde la adherencia sobre el suelo y se desliza sobre el agua. Si no puedes evitar el paso sobre charcos de agua, reduce la velocidad todo lo que puedas.

Deja un comentario