Cómo usar correctamente las luces diurnas

El uso de luces diurnas es una de esas cuestiones que cuenta con numerosos defensores y detractores entre los conductores. ¿A quién no le han hecho la típica señal con las manos que significa, “llevas las luces encendidas”? Cómo si eso fuera una aberración. Pues bien, el uso de luces a la hora de ponernos al volante, haga un sol radiante o una espesa borrasca, ha demostrado que nos hace más visibles ante aquellos que nos rodean y, por tanto, reduce accidentes por colisiones, según algunos estudios, hasta en un 11 %.

luces-diurnas

Las luces diurnas, obligatorias en Europa

En la Unión Europea la instalación de las luces diurnas es obligatoria para los nuevos vehículos desde el año 2011. Este tipo de luces, también conocidas como DRL, suelen estar conformadas por faros leds o LCD de bajo consumo y que se encienden de forma automática al arrancar. Por tanto, si tienes un coche matriculado desde entonces no te hará falta encender las luces diurnas. En caso contrario, puedes instalarlas u optar por usar las luces de posición o de cruce, aunque estas no son tan eficientes en cuanto al gasto. A la hora de circular, es obligatorio usar las luces en lugares de escasa visibilidad como los túneles. Por tanto, en ellos deberás encender también las luces de cruce porque las diurnas tienen escasa visibilidad y no mantienen encendidas las luces traseras, con lo que no serás lo suficientemente visible.

Este debate sobre si llevar o no las luces diurnas hace tiempo que ya se ha superado en países como Dinamarca, Finlandia o Noruega pues tienen claro que con ello se consigue ser mas visible. Debes saber que llevarlas puestas hará que te vean con mayor rapidez, que puedan calcular mejor a qué velocidad te acercas, te dará visibilidad en zonas con luces y sombras… Y son muy recomendables para vehículos silenciosos como los eléctricos.

Deja un comentario