CÓMO DEBEN VIAJAR LOS NIÑOS EN EL COCHE

La seguridad de los niños dentro del coche es una de las máximas preocupaciones de cualquier adulto. La reglamentación a este respecto es estricta y se debe tener clara para saber cómo deben viajar los niños en el coche, ya sea en cortos trayectos o cuando nos dispongamos a conducir en viajes largos.

Los niños que miden menos 1,35 metros no pueden viajar en el asiento delantero del coche. Pero hay una excepción: si los asientos traseros ya están ocupados con sistemas de retención infantil en el que viajan otros niños o resulta que el modelo del vehículo no cuenta con asientos traseros, el niño podrá viajar en el asiento delantero, pero siempre en una silla infantil para que lo haga de una forma más protegida.

Antes de adquirir una silla infantil para el coche, consulta con un experto cuál es la más adecuada a la altura y peso del niño y de qué forma debe ir colocada. En el caso de los bebés, por ejemplo, las sillas deben colocarse en el asiento trasero y en sentido contrario a la marcha a la que se circula.

cómo-deben-viajar-los-niños-en-el-coche

En el momento que un niño mida más de 1,35 metros, ya puede viajar sin un sistema de retención infantil. Con esta altura el niño ya puede posar los pies en el suelo, algo fundamental para que el cinturón de seguridad por sí solo, sin silla, cumpla su función de manera eficaz.

Además de todos estos aspectos que atienden a salvaguardar la integridad física de los niños cuando viajan en coche, hay otros que también se deben tener en cuenta para que al niño le resulte agradable el viaje en coche.

Es importante que cuando los niños viajen en coche, lo hagan tranquilos. Un niño incómodo se quejará, llorará o gritará, algo que puede alterar al conductor y afectar a su atención durante el trayecto.

Para que un niño viaje en coche con comodidad y tranquilo, debemos a tender a aspectos como procurar que haga una temperatura adecuada dentro del habitáculo (que no haga demasiado frío ni demasiado calor), que cuente con algún entretenimiento para que no se aburra (un peluche o cualquier juguete, por ejemplo), que no tenga sed o hambre o que no sienta ganas de hacer sus necesidades. Procura que todas estas necesidades las tenga solventadas antes de viajar.

Por último, mucho cuidado con los golpes de calor en el coche durante el verano. En pocos minutos, sin aire acondicionado, el habitáculo de un coche puede alcanzar muy altas temperaturas.

Deja un comentario