CÓMO AFECTA LA ALERGIA EN LOS CONDUCTORES

En alguna ocasión hemos ofrecidos consejos sobre cómo preparar tu coche para el invierno o para el verano, ya que las condiciones meteorológicas de una u otra estación influyen en el estado del vehículo.

alergia-conduccion

Pero, ¿y tú? ¿Estás preparado para afrontar los problemas de salud que puede traer la climatología? Uno de los más comunes es el padecimiento de alergias.

Son millones las personas que sufren sus molestos síntomas. Si eres una de ellas, debes prepararte si te vas a disponer a sentarte frente al volante. Saber cómo afecta la alergia en los conductores te ayudar a tomar precauciones y evitar sustos innecesarios.

Lo primero que debes recordar son los síntomas que puedes sufrir si padeces algún tipo de alergia. Los más comunes son el picor de ojos, irritación de la piel, picor de garganta, congestión nasal, estornudo y fatiga.

Ante el volante, es vital sentirnos cómodos, concentrados y relajados. Como es lógico, cualquiera de estos síntomas descritos podría distraer y molestar a un conductor alérgico frente al volante.

Cualquier molestia física puede distraerte y obligarte a dejar de prestar atención a la conducción y a todo el entorno por el que te estés desplazando. Además, problemas como el picor de ojos o los estornudos, te restarán visibilidad.

La falta de atención provocada por los síntomas de la alergia durante la conducción, aumenta de manera considerable los riesgos de poder sufrir un accidente de tráfico.

Cualquier distracción disminuye la capacidad de reacción ante cualquier imprevisto que pueda surgir durante el trayecto. Dicha capacidad es una de las herramientas claves para evitar accidentes.

Otro de los problemas que pueden sufrir los conductores alérgicos es el efecto contraproducente que ciertos medicamentos pueden generar durante la conducción.

Si los síntomas de la alergia son muy acusados, pueden generar un verdadero problema de salud que afecte a la calidad de vida del enfermo. Para evitar que los síntomas empeoren y deriven en problemas más graves como asma o ansiedad, muchos especialistas médicos recetan medicamentos destinados a su tratamiento. El más común es el antihistamínico, la salvación de muchos alérgicos.

Se trata de un medicamento muy efectivo pero con algunos efectos secundarios nada recomendables para personas alérgicas que conducen. Los antihistamínicos pueden provocar somnolencia, mareos, dolor de cabeza, náuseas y visión borrosa.

Si eres alérgico, evita conducir cuando los síntomas se muestren en su pico más alto. En caso de que requieras tratamiento médico, no dudes en consultar con el especialista sobre las posibilidades de conducir mientras se te aplica.

Deja un comentario