Amaxofobia: ¿Cómo superar el miedo a conducir?

amaxofobia

El mundo de las fobias es muy extenso y a menudo desconocido. Es complicado saber qué origina una fobia, y por qué afecta en mayor o menor medida a la vida de una persona. Todos tenemos alguna fobia, a la que puede que no demos importancia si no va más allá de un leve nerviosismo cuando pensamos en ello. El problema, radica en que, en ocasiones, esa fobia llega a condicionar aspectos de la vida diaria, impidiendo que una persona realice sus tareas cotidianas de forma normal.

Una de las fobias que afecta de forma brusca a un importante porcentaje de la población, es la amaxofobia, que afecta a un 22% de la población española, y que puede llegar a paralizar a la persona que la sufre. Entonces, ¿cómo superar el miedo a conducir?

Qué es la amaxofobia

Como ya habrás deducido, la amaxofobia es el miedo a conducir. Según su definición concreta, es una fobia concreta que se produce puntualmente, antes y durante la conducción, y que puede afectar a otros niveles, llegando a afectar también a la desconfianza en otros conductores.

Aunque en muchos casos aparece como consecuencia de haber sufrido un accidente, no es este el único motivo que hace que exista amaxofobia. También puede partir de la inseguridad y la desconfianza en uno mismo, o en el simple hecho de que a alguien no le guste conducir.

Puede aparecer en personas que nunca han cogido un volante, pero también en conductores experimentados, ya que la edad es un factor bastante determinante en la aparición de fobias de esta clase.

Cómo superar el miedo a conducir

Superar el miedo a conducir es posible, hace falta esfuerzo y constancia, pero con el tiempo dejarás atrás eso que te paraliza cada vez que piensas en coger el volante.

Para empezar, hay que identificar el problema. Sabes que no te gusta el coche, pero, ¿de verdad tienes miedo a conducir? Existen algunos síntomas que aparecen de forma usual en personas con amaxofobia, como ansiedad, angustia, sudoración, taquicardia, temblor, pesadillas, etc. Si sufres estos síntomas, entonces es posible que tengas miedo a conducir, pero a partir de aquí es cuando puedes hacer algo para cambiarlo.

La pauta de trabajo para superar el miedo a conducir es exponerse poco a poco a todas aquellas situaciones que generan la ansiedad. Por supuesto, todo dependerá del grado de amaxofobia de cada persona, pero el proceso está en entrenar la mente para dejar de lado esas preocupaciones infundadas.

Hay algunas técnicas que puedes empezar a aplicar desde ahora, aunque siempre es recomendable buscar ayuda profesional. Las técnicas de relajación para evitar el estrés y la tensión son bastante efectivas, igual que los ejercicios de autocontrol. Sobre todo, trata de ir paso a paso, marcándote objetivos pequeños y realistas, que puedas cumplir sin ninguna prisa. También puede ayudar retomar algunas clases de conducir, que muchas autoescuelas ofrecen para las personas que tienen el carné, pero llevan mucho tiempo sin coger el coche.

Todos los temores se pueden superar con paciencia y tesón, y la amaxofobia no iba a ser menos. Ahora que ya sabes cómo superar el miedo a conducir, no esperes más para volver a disfrutar de una relación sana con tu coche. ¿Alguna vez has sentido temor a conducir? Cuéntanos tu experiencia.

 

Deja un comentario