40 AÑOS A SU SERVICIO

En AUTO-FREN llevamos 40 años ofreciendo el mejor servicio en reparación de carrocería, de chapa y de pintura para su automóvil. Para nuestros clientes el tiempo en la reparación es lo más importante bien por que utilizan su vehículo como herramienta en su trabajo o simplemente disfrutan de su conducción.

En AUTO-FREN ofrecemos un servicio rápido, profesional y de calidad trabajando con la máxima dedicación y cuidando el mínimo detalle. Por ello contamos con un equipo de profesionales altamente cualificado y en constante formación para estar siempre adaptado a las nuevas tendencias tecnológicas siguiendo con nuestra tradición y los valores de siempre: confianza y calidad.

POLÍTICA DE LA EMPRESA

Satisfacer las necesidades del cliente, por ello AUTO-FREN es una empresa flexible y su política está orientada a la calidad, servicio, atención al cliente y rapidez de respuesta. En definitiva especial cuidado por los aspectos más importantes y sobre todo la imagen y garantía que ofrece un servicio realizado por un equipo de profesionales altamente cualificados. Fruto de ello ya estamos trabajando con la tercera generación de nuestros clientes. Nuestro objetivo es seguir evolucionando para ser uno de los mejores en esta competición.

TECNOLOGÍA

AUTO-FREN cuenta con la maquinaria utillaje necesario para la reparación y mantenimiento de todas las marcas, tanto turismos como vehículos industriales hasta 3.000 kg. Instalaciones dotadas con la última tecnología en reparación de chapa y pintura de carrocería, con un equipo de profesionales que afinan el acabado dejando los vehículos como nuevos. Disponemos de unidades de secado IRT (infrarrojos) que reducen el tiempo de reparación sin detrimento en la calidad del resultado. Elaboramos nuestros presupuestos mediante un potente software que nos permite afinar al máximo las peritaciones.

HOMENAJE A PEDRO NAVARRO

Todos los que formamos el equipo de AUTO-FREN queremos dedicar desde estas páginas nuestro más sincero homenaje al que ha sido nuestro compañero durante más de cuatro décadas, con el que hemos compartido innumerables jornadas de esfuerzo, dedicación, ilusión por el trabajo bien hecho y, sobre todo, al que nos unía una enorme y sincera amistad. Descansa en paz, compañero.