La Cannonball (Run) Baker: el rally que revolucionó el mundo

La mítica carrera Cannonball Run Baker nace a principio de los 70 como una forma de protesta. Los participantes querían, por una parte, demostrar que, realmente, los límites de velocidad no tenían ninguna utilidad; y por la otra, querían reivindicar que la velocidad, para un conductor que tuviera una adecuada formación, no era motivo de accidente. Y en efecto, en la historia de la Cannonball (cinco ediciones celebradas entre 1971 y 1979) no se produjo ningún accidente mortal, lo que confirmaba esta teoría. Aunque también es cierto que los competidores eran grandes conductores muy experimentados, como Dan Gurney.

cannonball-run---taller-de-coches-en-vallecas

¿Sabes qué es la Cannonball?

Los organizadores de la primera Cannonball se inspiraron en Erwin George “Cannonball” Baker. Baker fue un conductor norteamericano que batió 143 récords entre 1910 y 1930; y que fue capaz además de atravesar los Estados Unidos batiendo una vez más todos los récords posibles.

De esta forma, las hazañas de “Cannonball” (bola de cañón, en español) influyen notablemente en Brock Yates, un colaborador de la reputada revista Car&Driver, quien organiza la primera edición de la famosa carrera The Cannonball Run en 1971. Como hemos apuntado anteriormente, la “Cannonball Baker Sea-To-Shining-See Memorial Trophy Dash” era una protesta de los más experimentados pilotos, que decidieron cruzar rápidamente el país por la imposición de un límite de velocidad en carreteras interestatales de 55 mph (algo menos de 90 km/h).

El itinerario de la Cannonball se iniciaba en Red Ball Garage después de medianoche; en la calle 31 de Nueva York. Desde allí, los participantes recorrían más de 4.600 km hasta alcanzar Portofino Inn, Redondo Beach, en California. Esto supone una carrera de costa a costa por los Estados Unidos. En 1979, se alcanzaron tiempos de vértigo, con un récord de 32 horas y 51 minutos sobre un Jaguar XJS (140 km/h).

Sin embargo, tras cinco ediciones, la Cannonball fue suprimida en 1979. El mundo del motor no verá nada parecido hasta 1984, cuando Maximillion Cooper crea su propia versión: la Gumball 3000. Pero además, la gran popularidad y repercusión mediática de estas carreras inspiró la realización de tres películas: Cannonball! (Carquake) (1976); Los locos de Cannonball (1981) y Cannonball Run II (1984), con la participación de actores de la talla de Burt Reynolds, Roger Moore, Farrah Fawcett y hasta Frank Sinatra.

La Cannonball Run hoy

En la actualidad, la Cannonball original ha desaparecido, pero existe una carrera conocida como la Cannonball 8000, que mantiene el espíritu y la filosofía de la Gumball 3000. Junto a ésta, también se celebra otra carrera más centrada en la conducción, conocida como la Cannonball Run, una impresionante competición cuya inscripción alcanza los 5.000 €. La Gumball está considerada una carrera de ricos y famosos, pero los inicios de este tipo de rallies son muy diferentes. A principios del siglo XX, las carreteras se convertían en circuitos improvisados donde exhibir velocidad. Destacan, en este aspecto, carreras como la París-Madrid, que fue cancelada en la zona de Burdeos en su edición de 1903, debido a la gran cantidad de accidentes.

La Cannonball que se celebra en la actualidad no premia tanto la velocidad como la primera. Esta congrega a numerosos famosos y, para competir, la inscripción alcanza los 40.000 € (28.000 libras por pareja). Aunque nacieron como carreras diferentes, la Cannonball y Gumball sí que comparten tanto coches como velocidad.

Fotografía vía Flickr

clásicos del motorcochescompeticion mundialNoticias AutomóvilTrend

Deja un comentario