5 joyas del motor que morirías por ver en la carretera

Hay algunos coches que han pasado a la historia por ser muy seguros o por su bajo consumo. Sin embargo, otros que consideramos joyas del motor lo harán por haber alcanzado grandes velocidades y por su diseño súper exclusivo. Aquí os dejamos una selección de nuestras joyas sobre ruedas. Esos coches que moriríamos por ver circulando en carretera.

Ferrari 250GTO de 1962

El Ferrari 250GTO es uno de los clásicos superdeportivos más deseados. Construido entre 1962 y 1964, fue diseñado para competir. En su momento, este modelo fue la cúspide del desarrollo de la serie GT en su forma de competición, y aún así, se mantiene como un coche de carretera. Hoy en día, sigue siendo considerado uno de los mejores automóviles de alto rendimiento y ostenta el título de coche más caro del mundo.

Esta joya sobre ruedas esconde un motor V12 de 3.000cc que alimenta a sus 300cv. Por su parte, el número 250 hace referencia a los centímetros cúbicos de cada uno de sus cilindros.

En la actualidad sólo se conservan 28 unidades de este modelo que guarden bajo su capó el motor V12 de 3000cc. Con estas entrañas, este superdeportivo puede alcanzar los 280 km/h.

Aston Martin DB5 de 1963

El Aston Martin DB5 es un gran turismo de lujo que fue lanzado en 1963 como actualización de la serie DB4. Posiblemente, este sea el coche más cinematográfico de nuestra lista por ser un recurrente protagonista en las películas de James Bond, con su primera aparición en Goldfinger (1964).

El DB5 se diferenció del DB4 al aumentar a 4000cc la capacidad de su motor de aluminio, que puede llegar a 282cv de potencia. Con estas características, el Aston Martin DB5 es capaz de alcanzar los 233km/h.

Jaguar E-Type de 1961

Este coche es el arquetipo del lujo deportivo. La combinación del diseño de las líneas, el alto rendimiento y la competitividad del precio del Jaguar E-Type de 1961 convirtieron a la marca en icono del mundo del motor en los años 60.

El lanzamiento de este gran turismo británico en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 1961 causó tal sensación que se dice que incluso Enzo Ferrari lo calificó como el “el coche más bello jamás construido”.

En un primer momento se presentaron los modelos roadster y coupé. Las primeras unidades de esta joya de la carretera contaban con un motor de seis cilindros en línea, con una capacidad de 3.800cc. Con él, el Jaguar E-Type consigue una potencia de 265cv y puede alcanzar los 240km/h


Jaguar XK8 vs XKE (Jaguar E. Type 1961) por Bardelli_Jaguar

Shelby Mustang GT500 1967

El Shelby GT500 es el unicornio de la carretera. Este coche es considerado por algunos como el mejor modelo de todos los tiempos de la firma estadounidense. En un primer momento, se concibió como la edición exclusiva del ya de por sí exclusivo GT350.

Las malas lenguas dicen que la potencia real de esta joya de la carretera es de 400cv, mientras que los 355cv con los que eran vendidos fueron un artificio para evitar problemas legales. Debido al alto rendimiento de su motor V8 de 7.000cc, éste fue bautizado como “La Cobra de Le Mans”.

La popularidad del Shelby GT500 se volvió a disparar en el 2000 con su aparición estrella en la película 60 Segundos con el apelativo de “Eleanor”.

Chevrolet Corvette Stingray de 1967

El Chevrolet Corvette Sting Ray de 1967 fue el último modelo de la segunda generación (C2) de Corvette. Esta leyenda fue fabricada entre 1963 y 1967. Los años de perfeccionamientos en el modelo hacen que el del 67 sea considerado como el mejor de todos los de la C2.

Los ingenieros de Chevrolet debieron de jactarse mucho, ya que hicieron una edición limitada en 1967 con prestaciones de vehículo de competición. Éstos, fueron codificados como L88 y su fabricación se cuenta en una veintena, principalmente porque su elevado precio disuadió los pedidos. En cuanto al motor, esta bestia es aún más salvaje que el L89, y es lo más próximo a la ingeniería de carrera que Chevy haya ofrecido jamás. Al igual que con el Shelby GT500, existen divergencias entre la potencia con la que fue anunciado (430cv) y aquélla que se le llega a atribuir (560cv).

Esta es nuestra selección de grandes joyas de la carretera. Recuerda que adquirir este tipo de coches responde a una motivación pasional. En serio, ¿conviene tener un superdeportivo? Su precio es elevado y consumen como un diablo. Además, las velocidades que alcanzan disparan el riesgo de accidente.

Sin embargo, si nos decidiéramos a tener uno en el garaje, debemos tener claro que lo hacemos para mimarlo.

Aquí os dejamos algunos consejos para cuidar de vuestros pequeños:

  • Mimarás el motor por encima de todas las cosas. Inicia marcha con él ya caliente. Le darás vida eterna.
  • Controlarás los niveles de aceite. Sí, este es un consejo bastante obvio, pero asegúrate de que tiene el nivel adecuado.
  • Lo mismo se aplica al nivel de agua del radiador. Algunos de estos coches pueden anidar en el infierno. Asegúrate de que se refrigere correctamente si no quieres llevarte un buen susto.
  • ¿Gasolina? Seguramente estos coches fueron diseñados para consumir gasolina con plomo. En ese caso, quizás debas utilizar un aditivo especial de carburador.
  • ¡Lúcelo! Y si no, ¿para qué lo tienes? Mantenlo limpio y encéralo de vez en cuando. Hay productos de limpieza específicos para cada una de las partes de tu bólido.

Estos son nuestros caprichos. ¿Cuál sería el tuyo?

Fotografía vía Ferrari.com

clásicos del motorcochesmotor

Deja un comentario