Ventajas y desventajas de los distintos tipos de suspensión en los vehículos

tipos-suspension

La suspensión es un componente de seguridad indispensable en cualquier vehículo. Su función es la de proporcionar comodidad, estabilidad y es crucial para la seguridad vial pues se trata de uno de los tres pilares fundamentales del coche. Por ello desde Auto-Fren queremos que detectes posibles fallos antes de que sea tarde.

El conjunto de componentes que conectan las ruedas con el chasis de un vehículo permitiendo el movimiento entre ambos es lo que se denomina en el mundo del motor, suspensión. Está compuesta por un sistema metálico que aísla la carrocería del neumático.

 

¿Cuántos tipos de suspensión encontramos hoy en día?

La suspensión ha evolucionado a lo largo de los años junto con el vehículo, la adaptación a las irregularidades de la carretera por cada rueda requiere una suspensión diferente, por eso cada tipo de suspensión es diferente.

Sin embargo, suponen muchas desventajas, entre las que destacamos la inestabilidad. Un coche que se incline al ritmo de la carretera, no es seguro y puede llegar a volcar. Las marcas de coche, no suelen incorporar ya este mecanismo, pero todavía se siguen viendo coches americanos nuevos que utilizan esta estructura, también con una variante denominada sistema de ballestas. Una práctica sin sentido ya que la inestabilidad en las curvas es pronunciada y da como resultado un sobreviraje o pérdida de control en la parte trasera del vehículo.

 

Suspensión rígida

Es el tipo de suspensión más antiguo y básico, unos amortiguadores van atornillados a la barra transversal del puente, que es la que recibe modificaciones que le manda la suspensión. Un modelo que utilizan los todoterreno y vehículos de competición extremos para que el coche se eleve los suficiente en los terrenos y no sufra el chasis en dichos trayectos. Su aspecto más negativo es la inestabilidad.

 

Suspensión semirígida

Basada en el sistema rígido incorpora un brazo adicional que disminuye las inclinaciones y las vibraciones, significa que no es tan rígida pero tampoco independiente. Está formada por muelles anclados a los soportes articulados al diferencial y una barra que atraviesa toda la parte del puente. Está incluido en la mayoría de los coches que habitualmente encontramos por la calle.

 

Suspensión independiente

Catalogada como una de las mejores suspensiones del mercado, la encontraremos en vehículos nuevos y se puede dividir a su vez en diferentes modelos:

  • Brazo oscilante suspensión: muelles en unas articulaciones que van enganchadas al puente trasero, el funcionamiento es muy sencillo porque facilitan una mayor estabilidad en el vehículo.
  • Brazos tirados: muelles que se colocan en la parte inferior en los brazos del puente trasero, aceptable para suelo urbano.
  • Suspensión tipo McPherson: usado en el sistema delantero y trasero. Es una estructura sencilla en la que los amortiguadores están atornillados al chasis de manera directa, aportando rigidez para que no haya roturas, de esta forma puede transmitir vibraciones de manera correcta.
  • Suspensión en triángulos superpuestos: un sistema más avanzado que cuenta con articulaciones superiores, en la que entran en escena como protagonistas los amortiguadores que proyectan los brazos inferiores y superiores se deforman. Muy utilizados en vehículos de competición como la formula car.
  • Suspensión Multilink: se basa en el anterior con la diferencia de que su parte superior se atornilla en la torreta del chasis. Distribuyen perfectamente la torsión en todos los puntos y está pensado para vehículo de calle pero que permite ser modificado para un uso más deportivo.

Como podéis ver hay varios tipos de suspensión dentro del coche, que varían en función del terreno. De acuerdo al uso que le vayas a dar, deberías optar por uno u otro, pero lo más aconsejable es que te dejes aconsejar por un profesional en el taller.

Deja un comentario