Las averías más caras que puede tener un coche

Tener un coche supone ya de por sí un desembolso mensual para el que nos hemos preparado. Sin embargo, en ocasiones, la propiedad de un vehículo da sorpresas que pueden hacernos mucho daño al bolsillo si no tenemos un seguro a todo riesgo. ¿Alguna vez te has preguntado cuáles son las averías más caras que puede tener un coche?

averías-caras-en tu coche - Taller mecánico en Vallecas

Si tienes problemas con alguna de ellas ya puedes ir preparando la cartera, porque su reparación va a resultar costosa:

  • Avería de la correa de distribución: Si esta pieza se rompe, afectará directamente al motor, a las válvulas y a la culata. La correa de distribución evita que las piezas del vehículo rocen unas con otras. De darse este roce, las piezas se deformarían y estarían avocadas a averiarse. La rotura de la correa de distribución, provoca que todo el funcionamiento del vehículo pierda su sincronización y su arreglo puede superar los 1000 euros. Para evitar este desembolso, revisa la correa de distribución de acuerdo al kilometraje recomendado por cada fabricante. Éste puede oscilar entre cada 80.000 km o 90.000 km según el modelo del vehículo.
  • Avería en la junta de la culata: Esta pieza se encarga de acoplar de forma perfecta la culata al bloque del motor. Además, su montaje hermético permite el paso de aceite y agua a altas temperaturas. El mayor problema de la reparación de la junta de la culata es que, para cambiarla, es necesario desmotar el motor. El coste, entre la pieza y la mano de obra, puede superar los 1000 euros.
  • Avería del turbo: Sustituir esta pieza puede llegar a alcanzar la friolera de 5000 euros. Con averías de este tipo, dependiendo del modelo de coche, a veces supone más rentable cambiar de vehículo. El turbo consiste en una turbina que centrifuga y comprime el aire para inyectarlo a alta presión en el motor. Un engrasado deficiente o circular con el motor altamente revolucionado puede provocar la rotura del turbo.
  • Avería de los inyectores: Los inyectores suministran la cantidad de combustible necesario en cada momento. Su mal funcionamiento hace que el coche pierda potencia. Los inyectores se pueden obstruir, por ejemplo, por el uso de un mal combustible. Sustituirlos puede alcanzar la cifra de 2000 euros.

Estas averías pueden ocasionarnos mucho daño en la cartera y más de un dolor de cabeza si nos quedamos tirados en la carretera. Sin embargo, la mayoría de ellas pueden evitarse llevando a cabo una conducción suave y sometiendo nuestro coche a revisiones periódicas.

¿Cuál es el mayor susto que te has llevado al llevar tu vehículo al taller?

Fotografía vía Pinterest

averiacochesCuidado del vehículomotorreparacióntaller

Deja un comentario