He echado gasolina a un diésel o viceversa ¿qué hago?

Rellenar el depósito de combustible de forma equivocada es un error más común de lo que parece. Este error y, sobre todo, hacer circular tu coche con el combustible equivocado pueden traer consecuencias muy graves.

repostar-combustible

Equivocarse de manguera de combustible es difícil si tienes un coche de gasolina, ya que el boquerel de la manguera de gasóleo es más ancho que la boca de nuestro depósito. Sin embargo, al revés es más probable, ya que la entrada del depósito diésel es bastante más grande que el ancho del boquerel de la manguera de gasolina.

En coches antiguos la cosa se complica: las entradas de los depósitos tienen el mismo tamaño.

¿Qué consecuencias tiene?

Si la cantidad de gasóleo vertida en un coche de gasolina es muy pequeña, la única anomalía que experimentará el vehículo será la expulsión de gases de color blanco por el tubo de escape. El coche funcionará con normalidad.

Sin embargo, si la cantidad supera un cuarto del depósito del vehículo, éste arrancará pero se detendrá al instante. Al arrancar, el gasóleo se habrá distribuido hasta el carburador mediante los tubos e inyectores. Incluso podría quedar dañado el catalizador.

Si has repostado gasolina en un vehículo diésel, el coche arrancará y circulará entre ruidos extraños hasta que finalmente se detenga. El error afectará al depósito de combustible, los inyectores, el filtro de gasoil y la bomba de inyección que, además, sufrirá un serio acortamiento de su vida útil.

¿Qué hacer?

En cualquier caso, tendrás que llevar tu vehículo a un taller de coches para eliminar cualquier rastro de combustible mediante una exhaustiva limpieza, además de sustituir los componentes dañados del motor del coche. En el caso de la bomba de inyección de un coche diésel, lo más recomendable es sustituirla.

Si estás leyendo esto pero no has sufrido este problema, recuerda prestar atención al repostar: la prevención es la mejor solución.

Deja un comentario