¿Compensa cambiar el color del coche?

Cada vez es más frecuente cambiar el color del coche. Se ha convertido en una actividad decorativa o de tuning más y, seguramente, sea de las modificaciones más amables que podemos hacer en el coche. Ahora bien, ¿qué necesitamos saber sobre pintar el coche?.

¿Compensa cambiar el color del coche?

Consideraciones sobre cambiar el color del coche

¿Cómo puedo hacerlo?

Un trabajo profesional, elegante y con buen acabado necesita de un buen taller de chapa y pintura que pueda darte el mejor servicio. Pintar tu coche no es, ni mucho menos, darle unos brochazos. Requiere técnica, experiencia, habilidad y buen material de trabajo.

¿Cuánto cuesta pintar el coche?

Puedes encontrar servicios de pintura por 600 €, pero no pueden garantizarte el mejor acabado. En función del tipo de trabajo de pintura que estés buscando, un servicio profesional con garantías puede costar unos 2.500-3.500 €. Con esos precios, te aseguras el mejor acabado, la mejor aplicación y la desaparición de rozaduras y arañazos. Los mejores saben que el trabajo perfecto conlleva desmontar algunas piezas, para eliminar todo rastro del color anterior.

¿Qué colores son tendencia?

El blanco, negro, gris y rojo son los colores más requeridos en la compra de un coche nuevo y es tu decisión seguir en esa línea o lanzarte con algo más personal o atrevido. Cada vez están más de moda las pinturas mate, que dan un efecto espectacular. Pero empiezan a ser más requeridas también las pinturas de reflejos especiales, como las que presentan un cromatismo diferente, según cómo se refleje la luz en ellas.

Según Pantone, la empresa líder en colores, en 2016, serán tendencias el rosa cuarzo y azul serenidad. Otros colores parecidos que están en pleno auge son el celeste y verde pistacho.

No olvides considerar la opción de usar vinilos para coches.

¿Has de avisar a alguien de los cambios de color?

No es obligatorio notificarlo en la Dirección General de Tráfico, aunque sí puede ser recomendable, para que la DGT tenga el coche convenientemente registrado, en caso de cualquier incidente.

No necesitarás pasar la ITV, para reformar la ficha técnica (por otro lado, no contiene el color del vehículo). Has de pasar la ITV cuando las reformas son de importancia y el color no es una de ellas.

Sin embargo, sí debes comunicar este cambio a tu compañía de seguros. Hay aseguradoras (en realidad, poquísimas, pero podría ser la tuya) que cobran cantidades distintas, según el modelo y color del coche. Hay pinturas con efectos cromáticos y reflejos por los que te podrían poner pegas, como los fluorescentes o reflectantes.

Ya que no cambiamos ni mecánico ni de la carrocería. Es, simplemente, como cambiarse de ropa: te apetece algo nuevo. Pero, además de por cuestiones estéticas, también puede hacerte falta para tapar algunas rozaduras. Valora en familia si te parece interesante cambio de look.

Si finalmente te decides contacta con nosotros.

carroceríacoches

Deja un comentario