¿Cómo funciona el motor de un vehículo eléctrico?

En el mundo del motor español, cada vez son más demandados los coches eléctricos. Prueba de ello es que, en el período comprendido entre enero y junio de 2016, las ventas han aumentado un 102,3 % respecto al mismo período de 2015. A pesar de que, comparado con el resto de Europa, su uso aún no está demasiado extendido por su alto coste, destaca por ser mucho menos contaminante que el coche tradicional. Llegados a este punto, cabe preguntarnos: ¿cómo funciona el motor de un vehículo eléctrico?

coche-electrico

Su funcionamiento

Cuando pisamos el acelerador, lo primero que se activa es la batería, el elemento más importante y costoso (normalmente de litio), el cual almacena toda la energía eléctrica que va a emplear nuestro coche. A continuación, esa energía pasa por el convertidor, que la transforma en corriente alterna o continua, según si la recarga de la batería se ha hecho de forma convencional o rápida, es decir, a través del cargador embarcado o directamente a la batería, respectivamente. Además, el convertidor cumple la función de controlar el motor según la demanda del conductor. Por último, el motor eléctrico transforma la energía eléctrica recibida en movimiento. Gracias a que trabaja dentro de un rango amplio de velocidades, no le hace falta embrague ni caja de cambios.

Pero no toda la energía de la batería se obtiene sólo de la carga, pues también se almacena cuando levantamos el pie del acelerador. El propio motor transforma la energía del movimiento en energía eléctrica y la devuelve a la batería a través del convertidor.

Conclusión

Como podéis ver, cuenta con pocas piezas, casi todas fijas, lo que aporta fiabilidad y eficacia al motor eléctrico. Esto también explica la ventaja de que el precio de reparación del motor y de mantenimiento sea más bajo que en los de gasolina, aunque el precio oscilará según el taller de coches al que acudáis.

Deja un comentario