CÓMO SE DEBE CIRCULAR EN LAS ROTONDAS

Si se acerca la época de Navidad hay que extremar la precaución, ya que son más habituales los desplazamientos en coche y el aumento de la densidad de tráfico.

rotonda

Para afianzar la seguridad vial en fiestas navideñas o durante el resto del año hay varias normas que debes tener claras. Y algunas de ellas son las que tienen que ver con saber cómo se debe circular en las rotondas.

Son muchas las personas que no terminan de tener claro cómo incorporarse a las rotondas, cuándo ceder el paso, en qué carril colocarse durante su trazada o cómo tomar la salida deseada.

A continuación te mostramos cómo se debe circular en las rotondas, esas estructuras circulares que brotan a raudales en calles y carreteras de nuestro país y que son habituales puntos de accidentes o choques que podrían evitarse:

  • Lo primero que debes saber es que un coche que ya se encuentra dentro de la rotonda tiene siempre prioridad frente a aquellos conductores que pretenden incorporarse a ella. Aun así, siempre que puedas y por civismo debes facilitarles la incorporación.
  • Usar correctamente las luces diurnas y nocturnas de tu vehículo es fundamental para evitar accidentes en las rotondas. Si vas a cambiar de carril durante el trazado de la rotonda, no olvides indicarlo con el intermitente. También debes hacerlo cuando vayas a tomar la salida de la misma.
  • Mantente en el carril derecho de la rotonda si pretendes salir de ella en la primera salida o si deseas continuar en dirección recta. Nunca debes intentar tomar una salida directamente desde el carril izquierdo de la rotonda.
  • En el caso de rotondas de gran tamaño en las que pretendes salir por la última salida, la que se encuentra más a la izquierda, mantente en el carril izquierdo y poco a poco incorpórate al derecho según te vayas acercando a la salida.
  • Para evitar accidentes, tanto para incorporarte a una rotonda como para circular dentro de ella o por cualquier tipo de vía, trata de mantener la distancia de seguridad Sólo así podrás evitar un choque con otro vehículo que realice alguna maniobra inesperada.

Si todo el mundo interiorizara estos escasos y sencillos puntos para saber cómo se debe circular en las rotondas, se reducirían casi en su totalidad los sustos y golpes dentro de ellas.

Un último consejo: si no ves clara la incorporación a una rotonda debido a la densidad de tráfico, no te precipites ni te dejes presionar por los conductores que te apuran y que esperan detrás de ti.

Deja un comentario