¿Qué pasa si me equivoco de gasolina al repostar?

A veces, andamos un poco despistados. Otras, tenemos una familia en la que cada miembro utiliza un coche determinado y de consumos diferentes y, como somos animales de costumbres, podemos equivocarnos al elegir la manguera de combustible.

Sea como sea, el peligro existe. Y es más real de lo que queremos reconocer. Pero sí: hay veces que nos equivocamos de gasolina al repostar.

Entre todos los tipos de gasolina disponibles, elegimos la manguera de siempre llevemos el coche que llevemos o estemos en la gasolinera que estemos. Éste es el punto de partida para equivocarse de gasolina al repostar. Este error es muy habitual cuando se repone combustible antes de pagar o cuando has pagado y el vehículo no es tuyo.

equivocarse de gasolina-taller mecanico en vallecas

Tipos de gasolina

Cuando llegamos a la gasolinera, encontramos surtidores que proporcionan diversos tipos de gasolinas para repostar, la 95 y la 98, además del diésel y de otros combustibles ecológicos que pueda suministrar nuestra gasolinera de confianza.

Para los vehículos convencionales, con un motor no muy potente, te recomendamos la de 95 octanos; mientras que, si tienes un deportivo o un coche con un motor muy potente, usarás la de 98. En cualquier caso, el fabricante del vehículo te recomendará el uso de uno u otro combustible, ya que el uso de la gasolina errónea puede dañar el motor.

¿Qué pasa si me equivoco de gasolina al repostar?

Todo el mundo puede confundirse y utilizar 95, en vez de 98, o viceversa. E, incluso, puede que, en un viaje, paremos a repostar en una gasolinera que sólo ofrezca gasolina de uno de los tipos.

Utilizar 98 en un coche de 95 no tiene mayor consecuencia que la pérdida económica para el conductor. La gasolina 98 es más cara, pero no hay diferencia en el rendimiento.

Si es al revés, tendremos una ligera pérdida de prestaciones y, a la larga, se puede dañar el sistema de inyección.

¿Y si utilizo diésel en vez de gasolina?

Una cosa es confundir la gasolina al repostar y otra bien diferente es repostar diésel en tu vehículo a gasolina. En este caso, sí que podemos sufrir una avería grave.

Ten en cuenta estas dos situaciones:

  • Si llenas más de 1/4 de depósito, el coche se parará nada más arrancar, así que hay que llevarlo al taller para vaciar el depósito, los tubos y los inyectores.  y quizá también el catalizador o carburador (si el coche es antiguo).
  • Si lleva poco diésel, podremos circular, pero el tubo de escape echará un humo blanco. De esta manera, el conductor tiene margen para percatarse del error. En el momento en que lo haga, debe llamar a la grúa e ir al taller a vaciar y limpiar el depósito.

Por suerte, el depósito de las últimas generaciones de vehículos adapta la entrada al diámetro de la manguera. Es muy difícil que una manguera de diésel quepa en la entrada del depósito de un vehículo que funcione con gasolina, por lo que pronto nos daremos cuenta del error.

Como vemos, es muy diferente equivocarse entre gasolinas que echar gasolina a un vehículo que funcione con diésel. En todo caso, lo mejor que puedes hacer por tu coche es prestar atención cada vez que te dispongas a repostar. Evita sustos asegurándote de que has elegido la manguera con el mejor combustible para tu vehículo. Y, en caso de duda, consulta con los empleados de la gasolinera.

cochesconsejosCuidado del vehículomotor

Deja un comentario