Mantenimiento del vehiculo en desuso

Son muchos los conductores que creen que su automóvil no «envejece» cuando no le están haciendo kilometraje, y olvidan los daños que puede sufrir cuando, por circunstancias de la vida, deben dejar la conducción aparcada durante un tiempo. La falta de rodaje puede causar averías que se evitarían con un mantenimiento del vehículo muy básico y sin necesidad de acudir al taller de coches.

coche-en-desuso

Despertar el vehículo

El consejo más importante consiste en encender el motor cada dos semanas. Si te encuentras en otra ciudad o alguna circunstancia te impide hacerlo, intenta que algún amigo o familiar disponga de un rato para hacer una visita a tu coche.

Lo ideal sería realizar un trayecto, aunque fuese breve, ya que la falta de uso puede ocasionar el desgaste prematuro de algunas piezas. Si este desplazamiento no es posible, es recomendable encenderlo y dejarlo al ralentí hasta que el motor alcance su temperatura de funcionamiento. Así comprobarás que todo suena correctamente y que ningún testigo del cuadro permanece encendido indicando averías en el coche. Puedes aprovechar este momento para realizar movimientos en la palanca de marchas y evitar la oxidación de la caja de cambios.

Por otra parte, si cuentas con aire acondicionado, es importante activarlo al menos una vez al mes para impedir una avería en el climatizador.

Vuelta a la normalidad

Si te dispones a coger el vehículo tras un largo periodo de desuso, antes de arrancarlo debes cambiar todos los líquidos y limpiar el depósito de carburante, ya que los restos de gasolina evaporados dejan posos que pueden obstruir el sistema de inyección. A su vez, es aconsejable comprobar que están en buen estado los componentes de caucho, como neumáticos y manguitos, ya que el agua estancada deriva en cal y otros residuos que erosionan la goma dando lugar a pérdidas de líquido e incluso rupturas que podrían desencadenar daños mayores en el motor.

Deja un comentario