Trucos para cuidar un coche descapotable

Cómo llevar a cabo el cuidado del vehículo es algo que todos tenemos, más o menos, claro. Las dudas surgen cuando se trata de coches descapotables, que requieren una atención especial. Veamos, pues, algunos trucos para cuidar estos coches tan llamativos y capaces de proporcionar experiencias y sensaciones únicas.

Cómo cuidar un coche descapotable

cuidar-un-coche descapotable- taller de coches en vallecas

Es muy importante mover la capota de forma habitual

El mecanismo que acciona la capota puede verse afectado por el desuso, por lo que es importante que, cada cierto tiempo, lo hagamos funcionar. De ese modo, nos aseguraremos de que está en perfectas condiciones en todo momento y evitaremos la desagradable sorpresa de ver que no podemos descapotarlo después de todo un invierno con la capota plegada. Una práctica que también te recomendamos, en este sentido, es engrasar con un poco de aceite las juntas del mecanismo que acciona la capota. De esa forma, obtendremos un mantenimiento óptimo de este dispositivo.

Lava a mano el coche

Los coches descapotables no deben lavarse en los túneles de lavado, ya que los rodillos pueden llegar a presionar sobre el techo y estropear tanto la tela como las varillas que lo soportan. Por tanto, si quieres cuidar un coche descapotable, lo mejor es emplear jabón y una esponja suave y dejar los túneles sólo para alguna ocasión muy puntual. Un consejo muy útil, aplicable también al resto de coches y vehículos a motor, es enjuagar el vehículo siguiendo su aerodinámica, con lo que que conseguiremos que el agua se deslice mejor y se seque antes.

Cuidado con el agua de lluvia en la capota

Es fundamental esperar a que la capota se encuentre completamente seca antes de recogerla. Puede suceder que, tras un momento de lluvia, reaparezca el sol y nos apetezca disfrutar del buen tiempo. Pues bien, debemos asegurarnos de que está bien seca, ya que, de no ser así, hay muchas probabilidades de que el agua cree un doble daño: provocar la aparición de moho en la lona y oxidar el mecanismo de recogida y despliegue.

No alterar las propiedades de la capota

Las capotas tienen una vida inferior a la del coche. Habitualmente, esta vida es de unos ocho años, por lo que llegado el momento, tendremos que sustituir la nuestra. Pero este periodo puede verse acortado, si sobre ella se aplican productos químicos como ceras, tintes o pintura. Al igual que pasa con la pintura del vehículo, si los productos que utilizas no son los adecuados, producirán una degradación más rápida de las propiedades de la tela o lona.

Por último, te aconsejamos dejar siempre el coche bajo una superficie cubierta y evitar, en la medida de lo posible, tanto la acción directa del sol como la caída de excrementos de pájaros y otros desperdicios. Incluso, podemos plantearnos la opción de comprar un techo duro, si el coche va a permanecer durante largos periodos en la calle. Un coche que duerme tranquilo es un coche al que le espera una larga vida.

Siguiendo estos consejos, evitaremos ir al taller de coches antes de tiempo. Si ya no tiene remedio, puedes visitar nuestro taller de coches en Vallecas.

cochesconsejosCuidado del vehículoreparaciónTecnología del Automóvil

Deja un comentario