CONSEJOS PARA CUIDAR LOS LIMPIAPARABRISAS DE TU COCHE

Al conducir con lluvia es imprescindible que todos los elementos que aportan visibilidad durante la conducción funcionen a la perfección.

limpiaparabrisas

Cuidar el limpiaparabrisas de tu coche es algo que no debes pasar por alto. Este es uno de los elementos más importantes a la hora de sentarse al volante bajo climatología adversa.

El material del que están compuestas las escobillas de los limpiaparabrisas puede acumular suciedad y puede endurecerse con el paso del tiempo. En verano no solemos reparar en el buen estado de nuestro limpiaparabrisas y corremos el riesgo de que al llegar las bajas temperaturas no cumplan su función como es debido.

Para conducir en otoño con seguridad debes prestar atención a esta pieza fundamental de tu vehículo. A continuación te ofrecemos unos útiles consejos para cuidar los limpiaparabrisas de tu coche:

  • Con un paño humedecido debes repasar con frecuencia la parte del caucho que forma parte de las escobillas y que está en contacto con el parabrisas cuando las accionas. De esta forma eliminarás las impurezas incrustadas en ellas y lograrás que resbalen con facilidad y fluidez sobre el cristal sin dañarlo y sin atorarse durante su recorrido.
  • Otra manera de cuidar los limpiaparabrisas de tu coche es evitando que el caucho de las escobillas se endurezca. Para ello puedes aplicar con un paño aceite sobre ellas. Así evitarás que el calor las reseque. Es una manera de mantener hidratado este material.
  • Cuando repases las escobillas del limpiaparabrisas con el paño humedecido en agua o con aceite, deja que estas se sequen antes de volverlas a apoyar sobre el cristal.
  • La mayoría de los fabricantes de vehículos recomiendan que cada año realices una revisión de tu vehículo en el taller durante la cual es conveniente cambiar las escobillas del limpiaparabrisas por unas nuevas. Se trata de una gestión que no supone un gran desembolso de dinero y que puede garantizarte mucha más seguridad durante la conducción.
  • Acciona las escobillas del limpiaparabrisas sólo cuando la luna esté mojada. Si el cristal está seco o presenta hielo puede dañarse el caucho de las escobillas así como el parabrisas si accionas su mecanismo.

Cuidar de tu coche en invierno  o en otoño es algo que debes hacer con el cambio de estación y con el paso de las altas a las bajas temperaturas. Los neumáticos, los frenos, las luces, los amortiguadores, los limpiaparabrisas… todos los elementos que garantizan la estabilidad, la fijación al suelo y la buena visibilidad, cobran una relevante importancia durante los meses de más frio.

Deja un comentario