Cómo evitar y reaccionar ante el aquaplaning

Estamos en una de las épocas del año más peligrosas para los conductores. En otoño, con la lluvia y los chaparrones, y, sobre todo, en invierno aparece el temido aquaplaning. Puede que ya lo hayas experimentado varias veces: te toca atravesar la carretera y el agua te hace perder la tracción y el control. Es una de las situaciones más arriesgadas ya que el coche, literalmente, flota. Y se requiere de mucho temple para no tener que lamentarse después. Desde talleres AutoFren no queremos desgracias. Por eso queremos indicarte cómo evitar el aquaplaning y cómo reaccionar cuando ya es demasiado tarde. Pero antes un poco de teoría.

como-evitar-el-aquaplanning

¿Qué es el aquaplaning?

Aunque tiene nombre de parque acuático, el aquaplaning no es nada divertido. Es un fenómeno que se produce, como te decíamos, en días de mucha lluvia. Las ruedas del coche no se adhieren a la carretera y el conductor, entonces, pierde el control de vehículo. Y si va a una gran velocidad puede ser aún peor. Hay dos factores que influyen en que sea más o menos peligroso: la cantidad de agua embalsada y, claro está, la velocidad.

¿Cómo evitarlo?

Lo primero, si es un día lluvioso, es que moderes la velocidad. Deberás conducir de forma  extremadamente suave, evitando frenazos y cambios de dirección bruscos. Pero, antes de nada, debes asegurarte de que llevas unos neumáticos con una buena presión y profundidad en su dibujo. Hay que tener en cuenta que en situaciones de aquaplaning un neumático no puede apartar el agua de la carretera y se produce una especie de flotación. De ahí la importancia de disponer de unos buenos neumáticos.

Unas ruedas nuevas, por ejemplo, suelen alcanzar el aquaplaning a velocidades de 75-80 kilómetros por hora. Así, es importante revisarlos a menudo. Y evitar siempre los neumáticos económicos o de marcas blancas ya que el aquaplaning suele aparecer antes. Otro consejo es la anticipación. Como te decíamos, en días de mucha lluvia debes conducir suave. Y si ves que te acercas a un gran charco, reduce todo lo que puedas la velocidad.

¿Qué hacer cuando es tarde?

Aquaplaning en una recta

Si te encuentras con el charco en una recta es más sencillo. Preocúpate, como te decíamos antes, de perder velocidad y pasar la balsa de agua para que tus ruedas vuelvan a adherirse. Pero conviene tener en cuenta que al salir de ese charco de agua, la estabilidad del coche no será la misma. Tu vehículo habrá perdido contacto con el asfalto y puede que, sin darte cuenta, hayas girado un poco la dirección. Así que tendrás que dirigirla hacia el lado del derrape.

Aquaplaning en una curva

Esta situación es más complicada. Si te encuentras con esa balsa de agua en una curva y vas a una velocidad considerable, te será más difícil salir del paso. Deberás bajar la velocidad lo más rápido que puedas y, como en el caso del aquaplaning en una recta, pensar que al salir del charco tendrás las ruedas giradas y deberás reaccionar al bandazo de tu vehículo.

Si tienes en cuenta estos consejos sobre el aquaplaning, así como los trucos para conducir en otoño con seguridad, podrás estar tranquilo en esta época de climatología complicada y frecuentes tormentas.

Fotos: Vía Pinterest

aquaplaningconsejosseguridad vialtrucos

Deja un comentario