Guía para hacer un tintado de lunas

Los cristales tintados de tu vehículo no son sólo una cuestión de estética. El tintado de lunas ayuda también a mejorar el confort del coche, evita deslumbramientos (tanto de día como de noche) y nos permite mantener la privacidad en el interior del vehículo.

guia-de-tintado-de-lunas-taller-de-coches-en-vallecas

El tintado de lunas (laminado, si queremos ser más exactos) puede beneficiar nuestra conducción. Eso sí, hemos que tener en cuenta que no podemos hacerlo de cualquier manera: tenemos que respetar siempre la normativa.

En este artículo, te mostraremos todo lo que necesitas saber para tintar los cristales de tu coche sin que estés incumpliendo ninguna norma.

Qué necesitas saber en tu tintado de lunas

1. Normativa

Existen unas normas para tintar las lunas y tienes que cumplirlas. Lo primero que has de saber es que, en España, está terminantemente prohibido tintar las lunas delanteras (tanto la frontal como las ventanillas laterales delanteras).

Las láminas han de estar homologadas y el dueño del vehículo tiene que poseer el certificado de homologación expedido por el fabricante. Este certificado no tendrá validez si las lunas no están perfectamente selladas. Si no lo están, el coche no pasará la ITV y podemos recibir una multa.

El vehículo con las lunas tintadas debe tener siempre los dos espejos retrovisores laterales.

2. Tipos de tintado de lunas

Hay varios tipos de tintado de lunas y cada uno cuenta con sus ventajas e inconvenientes. Uno de los tintados más profesionalizados es el espectral multicapa, compuesto por más de 200 microcapas superpuestas.

Las láminas también pueden ser de nanocarbono, teñidas y metalizadas; o, simplemente, teñidas.

Cómo tintar las lunas

Muchas personas deciden colocar sus láminas tintadas en su taller especializado de confianza. Sin embargo, aquí, te explicamos cómo colocar tú mismo las lunas tintadas.

Lo primero que tienes que hacer, lógicamente, es acudir a un taller o una gran superficie para adquirir las láminas de nuestro vehículo. El precio rondará entre los 20 y los 60 euros y pueden ser, incluso, más caras en función de las características de nuestro coche y la calidad de su fabricación.

El segundo paso necesario consiste en preparar nuestro coche para colocar las láminas, es decir: limpiar las lunas a conciencia con agua y jabón, para que no quede suciedad entre el cristal y la lámina.

Cuando el cristal esté limpio, podemos separar el protector de la lámina y proceder a su pegado. Tenemos que recordar SIEMPRE que la lámina va pegada por la parte interior del cristal. Es necesario ser muy cuidadosos, para que no queden arrugas ni burbujas.

Tras sellar la lámina, la fijaremos bien al cristal, con ayuda de un secador y cepillo. De este modo, quedará totalmente adherida a las lunas, la superficie se mostrará completamente lisa y sin ninguna imperfección y tus cristales quedarán tintados.

cochesCuidado del vehículopiezastallerTrend

Deja un comentario